domingo, 2 de diciembre de 2007

Y uno aprende...

He aquí unas palabras atribuidas al argentino Jorge Luis Borges (1899-1986). La discusión de si es o no el autor, queda en el aire. Yo me quedo con el contenido:

Después de un tiempo,
uno aprende la sutil diferencia
entre sostener una mano
y encadenar un alma.

Y uno aprende
que el amor no significa acostarse
y una compañía no significa seguridad.


Y uno empieza a aprender...
Que los besos no son contratos
y que los regalos no son promesas.

Y uno empieza a aceptar sus derrotas
con la cabeza alta y los ojos abiertos.

Y uno aprende a construir
todos sus caminos en el hoy,
porque el terreno de mañana
es demasiado inseguro para planes.
Y los futuros tienen una forma de caerse en la mitad.

Y después de un tiempo uno aprende que si es demasiado,
hasta el calorcito del sol quema.
Así es que uno planta su propio jardín y decora su propia alma,
en lugar de esperar a que alguien le traiga flores.

Y uno aprende que realmente puede aguantar,
que uno realmente es fuerte,
que uno realmente vale,
uno aprende y aprende...

Y con cada adiós uno aprende.










Imagen: "Alone" [2004], de Karen Williamson.

5 comentarios:

JC dijo...

Hola Umar, claro el contenido es lo mas importante no quien lo dijo, me acorde de un comentario que dejaron en uno de tus post, sobre la utilización de palabras ajenas. Como es interesante aprender.

Tu comentario en el poema de A MI POBRE MEXICO te lo conteste allá, y por cierto acabo de publicar INFIDELIDAD, me costo es un tema muy complicado pero haber que te parece.

Soledad Flaubert dijo...

Hola, ya ves que estoy alejada de todo, hasta de mi blog.
Esta mañana, haciendo un gran esfuerzo por sobrevivir, he escrito algo que tiene cierta relación con el contenido del poema que nos regalas. He planteado la pregunta siguiente:
¿Qué querrías empezar si no tuvieses barreras y pudieras dedicarte de lleno a terminar lo que has empezado?
Es que ando de encrucijada en encrucijada... Y cuando te das cuentas de cuánto no has hecho o quieres hacer, saltan los obstáculos, las barreras.
Por eso, [...]. uno planta su propio jardín y decora su propia alma,
en lugar de esperar a que alguien le traiga flores.
Y uno aprende que realmente puede aguantar,
que uno realmente es fuerte,
que uno realmente vale,
uno aprende y aprende...

Ana (...) dijo...

Qué cierto y qué bueno leer esto a estas horas.

Fabiola dijo...

Sorprendida... tienes razón, el mismo mes...

Es que diciembre es un mes especial, uno aprende mucho, porque hace recuento del año que se termina y, claro, se proyecta para el que viene...

Digamos que es un poema a corde con esa fecha, jajaja.

Otro abrazo para ti desde el fin del mundo.

Resih Umar dijo...

¿Verdad que es sorprendente?

Te confieso que con estas pocas palabras que hemos estado intercambiando me siento igual de contento, así como lo que expreso en "Una tarde de sábado".

Desde el Fin del Mundo recibo tu abrazo aquí, en el Ombligo de la Luna.