jueves, 20 de marzo de 2008

Cosas de Semana Santa.

Una semana santa más en México. Semana de asueto y yo constipado. Cori me llama y sugiere ir a pasear al Centro. Buena idea, pienso. Me quedo de ver con ella en el Zócalo capitalino.

Llego fastidiado del hacinamiento dentro del transporte público. El sol pesa en el Zócalo. Ella llega con el doble de retraso con el que yo he llegado. ¿Todo bien?, pregunto. ¿No te sabes otra frase?, responde. Uno simplemente calla y ella sugiere que mejor vayamos a comer. Yo empiezo a sentir pereza. Ella pregunta si estoy enojado. Cansado y con gripe, respondo. Paramos frente a la "Casa del Pavo". Antes de entrar pido un jugo de naranja grande y ella, pide agua de piña. En el lugar no cabe una aguja. Después de unos minutos
finalmente entramos. Para ella pavo, para mí, bacalao. Silencios. Parece que mi estado le incomoda. Lo confirma. Le digo que esta es una situación excepcional, que es una gripe que pasará y que nuestras pláticas serán amenas como de costumbre. Ella sigue en el plan de "Ashh, no me importa". Pienso, muy a pesar mío, que tal vez estoy con alguien que piensa que te está haciendo un favor por salir contigo, que no le importa que estés agripado: Girls just wanna have fun. ¿Para qué vine?, pensé.

En el recinto un don se acompañó con su guitarra y ofreció canciones del tipo "Fonógrafo del recuerdo". Nos sirven los platos. Yo estoy prácticamente lleno con el jugo de naranja y dejo mi plato a medias. Ella continua comiendo su lonche. Silencios más y más incómodos. Se percata de que no acabaré el contenido de mi plato. Me sugiere que lo envuelva y se lo dé al señor de la guitarra lo cual me parece mala idea: ¿No crees que se ofenda por ofrecerle mis sobras?, pregunto. Ella hace gestos y chasquidos de disgusto, cosa que empiezo a considerar un acto de abierta hostilidad. Lo que uno saca por no avenir con la sugerencia alguien que quiere pasar por buena samaritana.

Finalmente, después de que pagamos la cuenta se canceló toda posibilidad de diálogo. Y todo por una gripe. Qué fácil se pueden deteriorar las amistades. Bien dicen que a éstas sólo se las conoce verdaderamente en tiempos de enfermedad o cuando se está en la cárcel. "Adios, que te mejores", se despidió aplicando esa fórmula de cortesía que sonó forzada. Y ahí, en la calle de Motolinía, nos alejamos el uno del otro. Me fui con una sensación amarga. E imagino que esos momentos de tensión y de mala vibra dentro de la "Casa del Pavo" bien podrían compararse con los que tuvo que lidiar INRI durante la ultima cena, horas antes de comenzar su viacrucis ante los centuriones romanos y el sórdido populacho de su tiempo.

Imagen del post:
Cristo en madera.
Museo del Virreinato (Tepozotlán, Estado de México).
Foto: Alejandro Larracilla Baltazar.

10 comentarios:

Luis FIGUEROA dijo...

Je je. Buena historia. Feliz gripe!! Saludos

laetitia dijo...

Apreciado, no comparable con la Cory, pero de alguna manera para corroborar que no hay mejor platica y compañia que la que se da cuando ambos lados están en la mejor disponibilidad de ser y dejar pasar las manias del mundo...

Sé que nos llegará la hora de vernos con los buenos ojos que sabemos tenermos el uno para el otro.

Saludos afectuosos..

Lety

Resih Umar H. B. dijo...

Mi muy estimada:

Puesto que sé que contigo el tiempo y el espacio son incomparables, estoy encantado con la posibilidad de volver a verte.

Ci vediamo!

Alejandro Larracilla dijo...

Pues sí, como dijo la niña Cindy allá en los ochenta:

(...)

That's all they really want Some fun
When the working day is done
Girls--they want to have fun
Oh girls just want to have fun,
They want to have fun,
They want to have fun...

Pero, ¿qué le hemos de hacer? ¿Qué habriamos de esperar? Si basta con mirar a las diez pm al doctorcito Jaus y la sarta de comerciales que lo acompañan: Una tropa de chicuelos (rubios y bonitos) llenos de vida, la vida que sólo el dinero inyecta, acompañados de lindas "chicas" disfrutando sus "Benson" mientras "antrean" en las playas de Cancún.

Vaya, que entonces me espanto. Y no me espanto de esas simpàticas y envidiables costumbres de clase acomodada, sino de que las chiquillas crean que todos los chiquillos somos así, como los de la tele: rubios, bonitos, altos, machines, chupadores y coj(g)edorer; además de lobos nocturnos, divertidiiiiiiisimos incansables y dueños de un Porshe amarillo.

¡Shiiiaaale! ¡Déjenos ser! ¡Piedad!
¡Misericordia! y...

¡Perdónalas Padre mío, no saben lo que hacen!

Anónimo dijo...

Cuando el rencor habla, la razón se esconde.

Tomar las cosas de quien viene.

Saludos

Resih Umar H. B. dijo...

Sí. Tomar las cosas de quien viene.

Respecto al rencor, no sé si las razones se esconden: sólo sé que cada uno conoce bien su grado de responsabilidad en la formación del rencor en alguien.

Saludos también a ti, anónimo.

Alejandro Larracilla dijo...

Dicen por ahí que los criminales a menudo prefieren mantener su anonimato. Énfasis en la palabra "criminales", por favor.

Eu também começo a gostar de levantar poeira, muita poeira, je je.

Alejadro Larracilla dixit

Resih Umar H. B. dijo...

Buen punto, compadre.

Y buen manejo de esa frase en portugués.

Até logo!

laetitia dijo...

O, quizá la razón muestra el rencor...no?, cuando nos sentimos atacados atacamos, cuando nos sentimos queridos queremos. Yo te quiero mmuchisimo y recibo lo mismo apreciado amigo, asi es que para el anonimo solo un: "asi te habrás portado".

Besotes Rey.

Lety

Resih Umar dijo...

Reciprocidad pura.
Besos a ti también, mujer.