viernes, 2 de noviembre de 2007

Día de Muertos en México.

Como cada año en estas fechas tenemos en nuestro país el Día de Muertos. Es un día que tiene sus raíces en el mundo prehispánico. Para las viejas generaciones implica pasar un tiempo recordando lo que sus muertos significaron en vida y la posibilidad de recibir la llegada del espíritu de los fallecidos, por esa razón se suele poner una ofrenda con la comida y los brebajes preferidos por los difuntos. Sin embargo, para los niños -me pesa corroborarlo con una punzada en el hígado- sólo significa aparentar ser un personaje de película norteamericana de terror y salir a las calles a imagen y semejanza de los párvulos gringos a pedir un "truco o trato", la única diferencia es que aquí se dice: "¿Me da mi calaverita?".

Por otro lado, hay muchos lugares dentro de México donde aún se conserva el culto a los muertos. Las ceremonias que se llevan a cabo en Patzcuaro, Oaxaca, Mixquic, el Zócalo de la Ciudad de México, etc. se han vuelto prácticamente atractivos turísticos y hasta parece que la derrama económica de estos días resulta más deseable que la visita misma del espíritu de los muertos: por algo se promociona tanto (véase este video). En conjunto se ha convertido en un San Valentín o en un Día de las Madre más. La denominación importa poco: lo que varía e importa es el producto a comercializar.



A pesar de esa ola de consumo, no hay duda de que aún hay gente que realiza este culto con mucho respeto (véase este segundo video) y que recuerda a sus muertos con cariño. Yo por dentro ya he encendido un cirio por los míos.




2 comentarios:

JC dijo...

No encuento otras palabras para describir el segundo video; hermosa manifestación de respeto y tradción. Perderlo definitivamente es algo que nos debe de pesar, la disolución cultural en un pueblo tan rico en cultura como el nuestro.

JC dijo...

Hola, compadre no sabes la divertida que me acabo de pegar conestando una cítica en mi post de ¿La felicidad de la ignorancia?, Tienes que regresar a leerlo, pero primero lee el comentario de la afectada.
Ni tiempo me dio de contestar tus demás comentarios ni de poner las palabras de tu post en el mío lo haré despues; no se me ha olvidado.

Saludos!